Donde dije digo, digo Diego

abril 29, 2010

¿Por la boca muere el pez, o el político, cómo era?

Filed under: CPCR — pablorenovell @ 11:33 am

Leo la  noticia del desliz cometido por Gordon Brown, candidato laborista para las elecciones generales del Reino Unido, y me pregunto ¿no se cansan los políticos de meter la pata? O por lo menos que se acuerden de apagar el micrófono, digo yo. Pues bien, el caso es que el susodicho político británico durante un baño de masas típico de esas fechas ha mantenido un coloquio con una viuda de 66 años, Gillian Duffy, que a pesar de ser votante laborista le ha recriminado sobre  algunos aspectos espinosos como la inmigración o el gasto público. Nada que no se pueda curar con sonrisas electorales y una educada respuesta. Hasta ahí todo bien, la polémica ha llegado a la hora de subir al coche oficial, cuando Brown ha tildado de “intolerante” (bigoted en el habla coloquial de la lengua de Shakespeare) a la señora Duffy con el micrófono abierto. El resto es una larga lista de “sinceras” y “profundas” disculpas como respuesta del candidato ante el revuelo mediático con el fin de intentar salvar la campaña. Pero no pensemos que esto ha sido un caso aislado porque mucho me temo que los “picos de oro” son un mal endémico de todos los políticos; se podría escribir un libro sólo con gazapos de los políticos españoles, a las pruebas me remito . Aunque otros, tan “particulares” como Vladimir Putin superan a los nuestros sobradamente con declaraciones como esta que hizo en su visita a Israel en 2006: “Transmitan mis saludos a su presidente. ¡Vaya machote! Violar a una decena de mujeres. No lo esperaba de él. Nos ha sorprendido a todos. Le tenemos envidia”. Sin comentarios.

 En fin, la conclusión que saco yo de esta antología de las meteduras de pata es que el “carisma” real de los políticos en realidad consiste en saber salir por la tangente o saber cuándo se ha de estar callado. Y si eso es mucho pedir, por favor, sean discretos y acuérdense de cerrar el micro.

Anuncios

5 comentarios »

  1. Cierto que a veces es mejor estar callado y por eso los líderes del país para destacar ante todo van soltando lo que les viene a la mente. Ya sabíamos que todos eran sólo falsos actores, no necesitábamos por megafonía, sinceramente.
    ¡Sigamos todos su ejemplo, veremos que bien va el país así!

    Comentario por Ana Vázquez — mayo 2, 2010 @ 3:04 pm | Responder

    • Siceramente, cada día la política me parece más un teatrillo, bastante malo por cierto, en el que gana el que mejor miente y es más hipócrita, vamos lo que se ha venido considerando siempre considerando un “buen político”, en lugar de proyectos y programas electorales serios pero, ¿Qué le vamos a hacer? Esto es política, todo vale, y aún más si no te pillan.

      Comentario por pablorenovell — mayo 4, 2010 @ 8:00 pm | Responder

  2. Cuanta razón tiene usted señor Renovell…

    Los políticos la mayoría de las veces mete la pata, a veces queriendo y otras sin querer, pero eso, les suele salir caro.

    Respecto a las declaraciones de cierto político, debo decir que no se porqué se meten en dichos follones hablando por hablar, cuando lo que deberían hacer es cerrar la boquita..porque si no se formarían nuevas guerras con sus palabras (tanto políticas, como sociales y como lingüisticas) ya que un 35 % de lo que ellos nos cuentan es mentira…y de ese porcentaje, otro 10 % está compuesto por eufemismos, los cuales a veces, resultan tan confusos, que te sientes desorientado a la hora de entenderlos

    En definitiva, que si los políticos quieren seguir haciendo estos, allá ellos, porque en el mayor de los casos solo les traeran malas consecuencias…e incluso la pérdida de las elecciones por un pequeño, o no tan pequeño error

    Comentario por Diego Olalla — mayo 4, 2010 @ 7:32 pm | Responder

    • Me parece bastante acertado tu comentario respecto a lo del uso de eufemismos y lo de “en boca cerrada no entran moscas”, Diego, pero me parece que has sido demasiado benévolo en lo relativo a las mentiras, piadosas o no, de los políticos, en mi opinión, creo que el porcentaje de mentiras por minuto de los políticos es mayor que un 35% por desgracia…ya veremos qué tal le va al señor Brown en la pérfida Albión…

      Comentario por pablorenovell — mayo 4, 2010 @ 8:06 pm | Responder

      • Respecto a lo que tu me dices de que he sido bastante benévolo, no quería excederme en porcentajes, y consideré que un 35 % estaría correctamente definido a la hora de hablar de sus promesas, engañosas o no.

        Comentario por Diego Olalla — mayo 5, 2010 @ 10:09 am


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: